Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
JORGE BRUGOS
Miércoles, 8 de agosto de 2018

Relativismo partidista

Guardar en Mis Noticias.

Rastreando el muro de una red social, me topé con que el concejal socialista en el Ayuntamiento de Alicante, Fernando Marcos, compartía una imagen de unos contenedores de basura llenos a rebosar con la intención de despotricar contra el gobierno de Barcala y la gestión que este está haciendo en cuanto al eterno debate de la limpieza de la ciudad.  

 

Está claro, y es evidente e incluso palpable que las calles de nuestro municipio están, hablando mal y pronto, llenas de mierda. Las bolsas de residuos se acumulan en los contenedores y las papeleras brillan por su ausencia en las calles. Marcado se me quedó cuando una mujer que estaba paseando por el centro de la ciudad le susurro a su acompañante. “Es vergonzoso las pocas papeleras que hay en Alicante”. Los ciudadanos se tapan la nariz consientes de la falta de salubridad de algunos rincones de la urbe mientras los sucesivos gobiernos, no solo el de Barcala, señor Marcos, no han hecho nada para transformar la situación y hacer de Alicante una ciudad limpia y sostenible donde las ratas no se camuflen con los turistas.

 

Los alicantinos están cansados de ver cómo los de siempre, PP y PSOE, se clavan puñaladas unos a otros en lugar de proponer medidas constructivas para mejorar la vida de sus conciudadanos. Por meros intereses partidistas, estos desechan las ideas de las siglas contrarias por simples disputas vacías que lo único que hacen es perjudicar al alicantino. Obsesionados con la forma, es decir, del actor político que presenta la proposición, se olvidan del fondo y del contenido de la propuesta por orgullo y partidismo. Si lo propongo yo, por disparatada que sea la iniciativa, es positiva. Si lo propone mi rival, por muy buena que sea, debe de ser desechada y tirada a esos contenedores cochambrosos en los que ya no cabe ni un alfiler. Me acuerdo cuando el ex alcalde socialista Gabriel Echavarrí, siempre presente, llevo a pleno una propuesta para multar a todos aquellos que ensuciaran la ciudad y el hoy alcalde Luis Barcala, el cual pedía propuestas para terminar con la inmundicia de Alicante, rechazó la propuesta de manera contundente. 

 

Lo mismo ocurre, cuando los que estaban gobernando están ahora en la oposición o cuando los que estaban en la bancada legislativa ocupan hoy la poltrona ejecutiva. Esos concejales que sumieron a Alicante al caos dan lecciones ahora de cómo se debe gestionar una crisis o de cómo atajar los problemas. El mismo Fernando Marcos, al que menciono al principio de esta columna, pese a que fue de lo poco salvable del gobierno Echavarríano, no está en posición de dar lecciones de nada visto la desastrosa administración que llevo a cabo el gabinete del que él mismo formo parte.

 

En la política, todo parece ser relativo. El relativismo partidista inunda las instituciones aplicando una doble vara de medir en función de qué color sea el trasero que ocupa la poltrona. Si el ejecutivo es de mi color, a toda medida que se lleve a cabo se le hace la vista gorda sin hacer un ápice de autocrítica. En cambio, si la administración es de una tonalidad distinta a la propia, se debe coger el martillo y boicotear todo plan por muy ventajoso que sea. Miren sino a Pedro Sánchez, ese que cuando su partido estaba en la oposición entono él no es no cuando se votaron los Presupuestos Generales del Estado (PGE) y ahora que es el nuevo jefe del ejecutivo ha aceptado esas mismas cuentas a las que dio carpetazo. En el lado de la oposición las cosas son de una forma, y en la bancada del gobierno son de otra. Cuando uno no tiene poder propone cosas cortoplacistas ignorando la viabilidad de su cumplimiento. Como nuestro Presidente, ese que criticaba a las puertas giratorias, a los dedazos y a la corrupción del Partido Popular y que ahora coloca a sus amiguetes y a su mujer en empresas públicas mientras va volando hasta el infinito y más allá con el Falcón mientras mira con sus gafas de sol al firmamento. Ya saben, esas lentes del poder que te permiten ver las cosas de forma distinta que en la oposición y te obligan a realizar actos que tu antes condenabas.

 

* Jorge Brugos es Coordinador de Comunicación de Ciudadanos (Cs) en Alicante ciudad.     

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
Puede dejar su comentario
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress