Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
LOURDES FERRER
Miércoles, 11 de julio de 2018
TRIBUNA DE OPINIÓN

Destrucción sin sentido

Guardar en Mis Noticias.

La portavoz de la Plataforma de Afectados Xylella Fastidiosa en la Marina Alta, Lourdes Ferrer, explica en este artículo de opinión la "angustiosa" situación que viven los propietarios de parcelas de almendros por el Plan de Erradicación de la Consellería de Agricultura.

El primer brote de Xylella Fastidiosa en Alicante, el primero también en nuestra península, se publicó en el DOGV hace ahora justo un año, en concreto, el 7 de julio. Durante estos 12 meses, hemos pasado por todo tipo de situaciones controvertidas, manifestaciones y protestas, arbitrariedades varias, y momentos de auténtica angustia y desesperación, que vivimos, sobre todo, cuando la manada de máquinas “exterminadoras” de Tragsa penetran en las parcelas de almendros y con total despotismo, dejan todas las terrazas devastadas y fincas agrícolas arrasadas.

 

El desierto, en una zona de auténtico valor paisajístico y ecológico, se aproxima. Tenemos 207 árboles positivos y aplicando el Plan de Erradicación de la Consellería de Agricultura, hay que arrancar 54.700 almendros en las comarcas de la Marina Alta, Marina Baixa y el Comtat. Para dimensionar bien el problema, cabe decir que, en Italia, hasta la sustitución de la erradicación por la contención, se han arrancado 3.000 olivos.

 

Se cumple un año de las primeras plantaciones de almendros arrancadas y los dueños no han visto un céntimo de las miserables indemnizaciones que nos prometieron. Sin embargo, esto no es lo más importante, los propietarios afectados no queremos compensaciones, solo que se imponga la lógica, revisen el plan de erradicación y frenen la barbarie. Pedimos que tengan en cuenta las especificidades de la zona y dejen de aplicar protocolos rígidos y normativas estancas de “café para todos”, que ya ha quedado demostrado que no dan resultados y no evitan la propagación de la bacteria.

 

El pasado 18 de junio estuve en una conferencia impartida por el investigador Alberto Fereres y explicó que el protocolo de los 100 metros que aplican obedece a un estudio del año 1954 en Ohio (EEUU) en el que se descubrió que el insecto vector puede volar 100 metros en 24 horas. ¿Han tenido en cuenta que, en un mes, puede recorrer hasta 3 km? ¿De verdad consideran que las medidas que aplican son efectivas? ¿Han valorado, acaso, si están obteniendo los resultados esperados? ¿Hasta cuándo arrancar a ciegas? ¿Qué intereses hay detrás de las medidas de erradicación? ¿Por qué la administración no atiende las recomendaciones técnicas de los expertos e investigadores más solventes? Preguntas y más preguntas que no tienen respuesta porque la administración ha decidido mirar hacia otro lado y no dialogar con los afectados.

 

Según el profesor Fereres, sería mucho más efectivo hacer una prospección extensa y detectar nuevos focos de plantas realmente infectadas que seguir arrancar a ciegas. La bacteria está en el insecto vector. No hacemos nada si arrancamos la planta y dejamos que éste se multiplique y propague. De hecho, no hay más que darse una vuelta por nuestros campos para observar que ahora hay una cantidad ingente de estos insectos. ¿Qué ha hecho la Consellería para reducir la actividad vectorial? Absolutamente nada.

 

En este último año, en relación con la Xylella, los políticos en el gobierno de la Generalitat no solo nos han ignorado, sino que han decidido poner el rodillo en marcha y pasar literalmente por encima de los propietarios afectados, porque a diferencia del sector viverista, nosotros somos pequeños y desgraciados. Nuestra administración nos va quitar 12 años (5 sin poder plantar, más 7 años que debemos esperar para recoger los frutos) y, sin embargo, se nos prohíbe hablar. Me quitan 12 años de mi vida y no se nos permite expresarnos en las reuniones de Xylella… Es más, como persona y como mujer no voy a consentir que un Señor, por muy Director General que sea, me señale con el dedo en la boca y de forma maleducada me impida hablar, no vaya a ser que revelemos los disparates de la crisis de la Xylella ante los representantes de la Comisión Europea que nos visitaron el pasado 1 de junio en Callosa D´en Sarriá.

 

En mi opinión, se han pasado de frenada, pero no han valorado nuestra fuerza, pues los vecinos de las zonas rurales todavía tenemos 2 cartas guardadas en la manga: la fuerza del derecho al voto (pronto habrá elecciones) y la capacidad de movilización de los vecinos, pues en nuestro término cuando un problema contamina a uno, nos contamina a todos. Solo les pido una cosa antes de llegar a este punto: sentémonos en una mesa, dialoguemos y busquemos soluciones, pero que sea lo antes posible, el tema urge. De lo contrario, hagan el favor de desarrollar su campaña electoral en Valencia y no tengan la desfachatez y obscenidad de venir por aquí, los Mulero, Cebrián o el Sr Roger, a pedir el voto por la “estupenda” gestión de destrucción sin sentido que están realizado en la Agricultura y el Territorio del Norte de Alicante.

 

* Lourdes Ferrer Cabrera es portavoz de la Plataforma de Afectados Xylella Fastidiosa en la Marina Alta.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
Puede dejar su comentario
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress