Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
JORGE BRUGOS
Miércoles, 11 de julio de 2018

Víctimas, cómplices y verdugos

Guardar en Mis Noticias.

Un individuo me aborda por una red social a través de un mensaje directo y me recrimina por un tweet que publiqué en el que hacía referencia a Miguel Ángel Blanco y al hecho de que Pedro Sánchez gobernase España gracias a los verdugos del concejal del PP. Este personaje, ponía en duda mi humanidad y la bondad de mi persona por dar a entender que el PSOE era cómplice del terrorismo de ETA.

 

Como si de un vidente de esos que salen en las cadenas de televisión que alumbran cada noche los salones, interpretó como le salió de las joyas de familia mi mensaje para acusarme de falso testimonio. Si el PSOE da señales de estar más del lado de los malhechores que de los héroes es por sus propios actos, no porque alguien escriba un determinado tweet. Por vuestros actos os conocerán, actitudes que manifiestan la complicidad del Presidente de Gobierno con el engaño y con los que incumplen las leyes. Del mismo modo que recibió a un Quim Torra ataviado con un lazo amarillo en la chaqueta, ha aceptado gobernar con el apoyo de unos (¿terroristas?) disfrazados de demócratas. 

 

Ya dije en su momento, cuando el PSOE apoyó la derogación de la prisión permanente revisable, que el socialismo y la izquierda parecían estar del lado del mal en lugar de el del bien. Si hoy crítico al Presidente Kennedy, ups perdón, Sánchez, (tanta foto a lo JFK es lo que tiene) de gobernar con el amparo de ETA no es porque esa idea me haya venido de la mañana a la noche como hace Donald Trump cuando twittea, sino que esa consideración está premeditada concienzudamente. Pedro debería haber dejado a un lado sus intereses personales y pensar en las consecuencias de sus actos. Comportamientos, en los que al aceptar el apoyo de EH Bildu a su investidura ha vendido su alma a los mismos terroristas que asesinaron a inocentes. Esos diputados batasunos, que se sulfuran al escuchar un Viva España pero que se excitaban al gritar Gora ETA. Mitificadores de asesinos que blanquean las figuras de demagogos como Otegi. Muertes, que, al verlas, me emocionan, me hacen llorar de tristeza. Aflicción que desemboca en cabreo cuando, expectante, veo como políticos como Gabriel Rufián u otros habitantes de la Narnia más inhóspita se hacen selfies con aquel estratega de la muerte y del sufrimiento. 

 

Por mucho que se empeñen, Otegi y el resto de su cuadrilla que da lecciones de democracia en el hemiciclo son y serán siempre cooperadores necesarios de los asesinatos que ETA cometió. Esos crimines que parecen haber olvidado los independentistas, esos catalanes que abrazan al mismo verdugo que acabo con la vida de sus paisanos en aquel Hipercor. Ciudadanos que vencieron a ETA en la calle, victimas que asisten sin dar crédito a como Pedro Sánchez y los políticos secesionistas brindan su apoyo a aquel mal por el que tanto lucharon para erradicar. Uno aceptando sus sucios votos, otros, tomando como modelo su lucha encarnecida por la autodeterminación. 

 

Esa emancipación con la que tanto sueña Torra, osea se Puigdemont. Independencia que quieren conseguir dialogando, pero eso sí, con la americana adornada con un signo que representa la opresión que se vive en España, ese lazo amarillo que demoniza al Estado español, ese país con el que quiere tender puentes. Primero disparan y luego hablan, así juegan ellos. Como ETA, el independentismo pretende servir en bandeja de plata la cabeza de Felipe VI a modo de coacción para conseguir la autodeterminación. Unos mataban personas, otros pretenden acabar con la historia y vida de nuestra nación mientras el Presidente de Gobierno les da palmaditas en la espalda y comparte con ellos un dulce licor catalán.                 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
Puede dejar su comentario
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress