Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
JORGE BRUGOS
Miércoles, 16 de mayo de 2018

Guerra de independencia catalana

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: CATALUÑA

Si no se tienden puentes entre dos comunidades que están separadas por dos precipicios, es imposible que estas confraternicen entre ellas. La distancia y la falta de dialogo, esto último elemental para que las personas y las sociedades se conozcan y se comprendan, impiden que estas dos comunidades vivan en comunión.

 

La CUP se ha indignado al escuchar al recién investido President Torra ofrecer diálogo y entendimiento al gobierno de España. Ellos no quieren consenso, solo ansían la independencia que constituirá su anhelada República, quien sabe si bolivariana. Comportamiento de los antisistema, preocupante y desalentador, que refleja su intolerancia manifestada en una mente cerrada y enfrascada en el enfrentamiento que atenta con desquebrajar no solo a Cataluña del resto de España, sino de los ciudadanos. Catalanes, que la CUP sueña con ver enfrentados, no solo en las comidas de Navidad o en alguna cita puntual, sino en la calle y con pistolas. Los pseudo-comunistas están deseando que los cuñados lleguen a las manos y que los hijos adoctrinados sacrifiquen a sus padres por sus ideales independentistas. Cualquier medio es válido mientras el fin de conseguir la soberanía del pueblo catalán se materialice. 

 

Hablando claro, los colegas de Anna Gabriel, esa que antes era antisistema pero que ahora viste como si fuera una influencer, quieren, sueñan y se pirran por tener una Guerra Civil en Cataluña. Si en una sociedad dividida no se consigue o no se deja paso al entendimiento, la única solución para atajar la situación y restablecer la paz está en la guerra. Como dice la antigua cita latina, “Si quieres paz, prepara la guerra”. Si vis pacem, para belum, que parece ser la única solución que los cuperos han encontrado para solucionar el conflicto entre Cataluña y España. Ignoran las consecuencias del conflicto, del enfrentamiento entre las dos cataluñas. Una parte radical, encabezada por los antisistema, que para que nos vamos a engañar, apalearía al juez Llanera, lapidaría a Xabier Garcia Albiol o exiliaría a Inés Arrimadas. Violentos con piel de tolerantes. Pacíficos, que mientras que ningún constitucionalista ha increpado a nadie de los secesionistas, estos han intentado agredir con alguna que otra piedra en la cabeza al líder del Partido Popular en Cataluña o a han amenazado a todo aquel que ponga en tela de juicio su emancipación. 

 

A la CUP le parece poco el enfrentamiento cívico, liderado por los CDR, y quiere pasar a la acción sustituyendo los cócteles molotov por las armas de verdad. Conquistar Alicante, Valencia, Castellón, Aragón y Baleares para cimentar sus países catalanes. Quieren llegar al cielo, cima que tomarán por asalto, no por consenso. ¿Dialogar con Madrid? Mejor bombardearlo y servir la cabeza de Rajoy en bandeja de plata.

 

A lo largo de la historia, teniendo como referencia las independencias de las colonias de los países del viejo continente, solo ha habido dos formas de conseguir la soberanía. De manera consensuada utilizando los mecanismos de dialogo como en el caso de la India, o mediante un enfrentamiento armado, como Cuba. País caribeño, que siempre ha servido de modelo al independentismo, primero a la hora de confeccionar la estelada, no hace falta observar concienzudamente la enseña para percatarse de que es parecida a la cubana, y luego en los lazos amarillos, ese signo que ya fue utilizado por el régimen castrista para pedir la libertad de los presos cubanos afines a la dictadura encarcelados en Estados Unidos. Cuba, esa República que es el espejo en el que se miran los cuperos, estos, que, como ya hicieron los cubanos, ansían coger las armas para luchar por la independencia de Cataluña de España.  

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
Puede dejar su comentario
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Miércoles, 16 de mayo de 2018 a las 23:17
Estefania
Totalmente de acuerdo. Una situación indignante, pero cierta.

© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress