Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
ANTONIO MANRESA
Martes, 1 de mayo de 2018

Los estertores siguen latentes

Guardar en Mis Noticias.

El bipartidismo imperfecto sigue haciendo estragos a pesar del surgimiento de otros partidos nuevos, algunos con aires más renovadores que otros, me refiero al de la vieja escuela rancia del comunismo. En el 2015, ese bipartidismo imperfecto falleció, pero sus estertores siguen latentes hoy en día, y por eso el camino hacia la renovación política es más dificultoso, pero no imposible y por ello luchamos desde Ciudadanos.

 

Ahora que casi ha pasado “todo”, no ha pasado nada y me explicaré: La trifulca política de bajos fondos sigue enfangando el ambiente, con dos actores señalados, el PP y el extripartito, esa amalgama de siglas políticas sin conexión, con un solo propósito , el poder a cambio de promesas vacuas. Pero en el meollo del fango político ha estado y está el disputado voto de la concejala no adscrita Nerea Belmonte, que nos dejó signos de altura política en el último pleno, es decir ninguno.

 

Se nos acusa falsamente de equidistantes por no apostar por uno de los bandos establecidos en la disputa por la obtención de la alcaldía tras la renuncia “forzada” del anterior alcalde, doblemente procesado y a espera de juicio oral. Incluso se olvida que el grupo municipal de Cs no se abstuvo en la votación: votó a favor de la portavoz del grupo Yaneth Giraldo, es decir que hicimos una apuesta, aunque no haya sido del agrado de algunos.

 

Repito, se nos acusa falsamente, y desde algunos sectores, porque como he explicado antes, los estertores del bipartidismo imperfecto siguen presentes. El PP, con su batacazo electoral del 2015 no asume que ya no ostenta la hegemonía, que en su deriva ha perdido el norte y de ahí sus complejos a la hora de actuar por ejemplo en Alicante, con tres años de mero espectador, viviendo del rebufo del resto, pero con el sentimiento ese de superioridad que les hace que quieran tutelar el reino perdido, el centro. Hoy recuperan la Alcaldía porque las reglas de juego que nos hemos dado así están expresadas en la Ley Orgánica Régimen Electoral General, pero no por votación popular.

 

Y luego están los del extripartito, esa mezcolanza de siglas con pactos antinatura llamados de izquierda, con socios del conglomerado nacionalista (el Bloc concurrió en varias elecciones europeas con la derecha catalana, CiU), de la izquierda extrema y la socialdemocracia, que pregonaron la renovación del ambiente político, tras décadas de alargada y profunda sombra corrupción del PP, y han conseguido justo lo contrario, devolver el discurso político al fango del que presumían que nos iban a salvar. Han acabado como las sectas destructivas, se han suicidado políticamente antes de reconocer sus errores, de alianzas y de programas conjuntos. Debo decir que ellos solos han apretado el botón rojo de su autodestrucción. Permítanme que les recuerde que los “dos bandos” utilizan y han querido utilizar a los no adscritos, para acceder al poder.

 

Por fin llegamos, nosotros, los que creemos en nosotros, los que apostamos por nosotros, los que hemos buscado nuestra identidad política intentando no caer en las presiones, a veces inconfensables, de unos y otros, y cuando digo nosotros me refiero al proyecto Ciudadanos: con una mochila política vacía de intereses particulares a costa del empresario de turno, y con un único fin, el interés general. Esta actitud, nos ha llevado siempre a votar aquello que siempre pensamos que es y será bueno para nuestra ciudad, venga de la orilla política que venga, y lo vamos a seguir haciendo.

 

Creer en uno mismo, creer en unos ideales y defenderlos sin complejos, es misión imposible a la hora de que lo entiendan los dos grandes bloques, izquierda y derecha: es una tarea fallida. Tienen esa visión tan capada de la realidad y tan llena de compromisos adquiridos, soy benevolente con esta definición, que les impide cualquier movimiento que tenga que ver con la ciudadanía. Nosotros siempre estaremos, ahí donde el ciudadano en general nos necesite. Este es el camino que emprendimos en el 2015 y es el que seguiremos a pesar de los cantos de sirenas.

 

* Antonio Manresa es portavoz adjunto del grupo municipal de Ciudadanos (Cs) en el Ayuntamiento de Alicante

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
Puede dejar su comentario
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress