Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
JOAQUÍN NÚÑEZ
Jueves, 3 de mayo de 2018
CRÓNICAS DE BOHEMIA DEL ESTE (I): PARDUBICE

El nuevo vuelo Alicante-Pardubice abre la República Checa a los viajeros españoles

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: AEROPUERTO ALICANTE-ELCHE

La reciente apertura de una conexión aérea entre los aeropuertos de Alicante y Pardubice (República Checa) es una excelente oportunidad para conocer de cerca este país centroeuropeo y especialmente Bohemia del Este, una de las regiones menos visitadas por los turistas españoles y que ahora se abre para mostrar su riqueza natural, histórica y cultural.

A la República Checa le ocurre algo parecido que a Franz Kafka, el célebre autor de "La Metamorfosis". El arrollador éxito del relato en el que Gregorio Samsa despertó una mañana siendo un enorme insecto ha dejado en un segundo plano para el gran público el resto de su sobresaliente obra literaria. Y en la República Checa la monumentalidad de Praga, el enorme espacio que ocupa la bella capital en el imaginario colectivo, ha ensombrecido la riqueza del resto de regiones de un país deseoso de que los turistas se adentren en su interior para descubrirlo y apreciarlo.  

 

La apertura ahora de una conexión aérea de Ryanair entre los aeropuertos de Alicante y Pardubice es una excelente oportunidad para conocer Bohemia del Este, la histórica región que esconde junto a parajes naturales de singular belleza interesantes tesoros culturales que el buen viajero sabrá apreciar.

 

En estas crónicas de Bohemia del Este el lector encontrará castillos, palacios y monasterios de un pasado muy poco conocido en España, pero también podrá hallar referencias sobre la región tal como es hoy en día, tal como se le presenta al turista; una zona dinámica, industrial, de gente sencilla y hospitalaria que ha sabido conservar sus tradiciones frente a los poderosos imperios que la han integrado en sus territorios a lo largo de la historia. Descubrirá el viajero que se trata de una región, un país, con una marcada identidad en el confuso corazón de Europa. 

 

El viaje a Bohemia del Este comienza en Pardubice. Con 90.000 habitantes, la ciudad es un importante centro industrial y universitario. Situada a apenas 100 kilómetros de Praga, Pardubice es un destacado nodo de comunicaciones, lo que permite al viajero desplazarse con rapidez a Berlín, Dresde, Hamburgo, Viena o Budapest, entre otras ciudades europeas. Los trenes con destino a Praga salen todas las horas y llegan a la capital de la República Checa en 58 minutos por solo 6 euros. De esta manera, antes de visitar Praga el turista puede emplear algunos días en conocer la ciudad y la región.

 

Pocos aeropuertos son tan cómodos para el viajero como el de Pardubice. Tanto la llegada como el embarque para la salida se realizan sin las incómodas colas y prisas de otras terminales europeas. Todo parece estar diseñado para la comodidad de los viajeros y hasta el personal de los controles tiene una amabilidad que es muy poco habitual en estas grandes infraestructuras. La reluciente terminal, inugurada en enero de 2018, se ampliará en los próximos años, tal como explica el director comercial de este aeropuerto sin estrés, Libor Kříž. La cafetería, con más de 60 tipos de cerveza, hará aún más agradable la espera del vuelo.

 

- Castillo de Kunetická Hora

 

Al Castillo de Kunetická Hora (imagen) se llega por un suave y agradable camino que serpentea por la colina del mismo nombre. Es el punto más alto de la región y desde lo alto del promontorio se tiene una excelente visión de toda la región de Pardubice, que en los días claros llega hasta las montañas más lejanas. Sin embargo es difícil sustraerse a la imponente fortificación gótica. El Castillo es un verdadero reclamo para la imaginación, que se desboca mientras el viajero asciende por el último tramo de la colina. El Castillo de Kunetická Hora perteneció a la familia Pernstein y alcanzó su máximo esplendor en los siglos XV y XVI. En la actualidad es un importante centro de la vida cultural de Pardubice y en él se representan obras de teatro, exposiciones y hasta se celebran bodas y banquetes. Haría bien el viajero en sentarse en el prado de margaritas, a los pies de la fortaleza, y leer allí mismo las leyendas que se esconden tras sus muros. 

 

- Plaza de Pernstynske

 

La Plaza de Pernstynske (imagen) es el centro de la ciudad histórica de Pardubice. Las originales casas que la rodean integran tres diferentes estilos arquitectónicos en sus fachadas: Gótico tardío, Renacimiento y Barroco. Merece la pena detenerse unos minutos en la Casa de Jonás (imagen) y contemplar los relieves. La Plaza es una zona llena de vida, con animadas cafeterías y terrazas. En Navidad, Semana Santa y en otros momentos del año se instalan mercadillos y la Plaza de Pernstynske alcanza un encanto y una animación aún mayor. En el centro sobresale la columna de la Virgen María, instalada allí en 1698 como agradecimiento por proteger a la ciudad de la peste, una costumbre que el viajero verá en otras ciudades de Bohemia del Este. En la Plaza y en sus calles próximas el viajero podrá degustar las célebres galletas de jengribe, la especialidad de Pardubice con siglos de tradición.

 

- Puerta Verde

 

La Puerta Verde (s. XVI) está situada en uno de los extremos de la Plaza de Pernstynske y es uno de los principales hitos históricos de Pardubice. Incluye dos partes: la propia puerta de estilo renacentista y una torre de 60 metros de altura que ofrece una inigualable vista de la plaza y de la ciudad y sus alrededores (imagen). En su interior acoge una exposición histórica destinada especialmente a los niños. Justo al cruzar la Puerta Verde comienza la ciudad moderna, con sus centros comerciales y los servicios propios de una metrópoli del siglo XXI. Eso sí, todavía pervive la tradición del trolebús (imagen), el medio de transporte por excelencia de Pardubice.

 

- Palacio de Pardubice

 

Al Palacio de Pardubice (imagen) se llega en menos de 5 minutos caminando desde la Plaza de Pernstynske. Se trata de una construcción a medio camino entre castillo y palacio. Merece la pena dar un paseo por el exterior antes de entrar en sus salas. El Palacio está rodeado de jardines en los que se pasean altivos varios pavos reales. Se pueden visitar las murallas góticas y la capilla, pero sin duda merecen una atención especial las Salas de los Caballeros (imagen) por sus pinturas murales del siglo XVI con motivos bíblicos, algunas de ellas excepcionalmente raras porque representan desnudo el cuerpo de la mujer. El Palacio alberga en la actualidad el Museo de Bohemia del Este

 

- Caballeriza nacional de Kladruby Nad Labem

 

Los caballos son una de las joyas de la República Checa, especialmente de Bohemia del Este y los aficionados tienen en la región un auténtico paraiso. A 25 kilómetros de Pardubice se encuentra la yeguada nacional de Kladruby Nad Labem (imagen), una de las más antiguas del mundo, fundada en el siglo XVI por Rodolfo II y origen de la raza de caballos Kladruber. Una visita a las caballerizas supone adentrarse en un mundo en el que todo gira alrededor de los caballos, que son el centro de la atención de decenas de empleados. Allí mismo hay abierto al público un museo de carruajes (imagen) que permite al visitante conocer mejor esta destacada parte de la cultura de Bohemia del Este.

 

- Hipódromo de Pardubice

 

En el Hipódromo de Pardubice (imagen) se celebra todos los años el segundo domingo de octubre la famosa Gran Steeplechase, una dificilísima carrera que incluye uno de los saltos mas complicados del mundo, el Foro de Taxis (imagen). Los caballos que lo saltan tienen que hacer un vuelo de 9 metros para superarlo con éxito. En la Gran Steeplechase los caballos han de recorrer 6,9 kilómetros y superar 31 obstáculos. La primera carrera se corrió en 1874 y sólo se interrumpió durante las dos guerras mundiales y en el año 1968, como protesta por la invasión de las tropas soviéticas. Además, el hipódromo fue el escenario entre 1929 y 1963 de carreras de motocicletas, cuyo recuerdo aún perdura en la ciudad.

 

- Golf Resort Kuneticá Hora

 

Los aficionados al golf disponen de un excelente campo de 18 hoyos en el Golf Resort Kuneticá Hora, situado a 20 minutos del centro de Pardubice. Diseñado por el australiano Graham Marsh, que tiene una dilatada trayectoria de más de 80 campos con su firma en todo el mundo. El complejo ofrece servicios como spa, sauna, tratamientos personalizados y un restaurante en el que se pueden degustar los mejores platos de la cocina de la región.

Noticias relacionadas
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
Puede dejar su comentario
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress