Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
JORGE BRUGOS
Miércoles, 7 de marzo de 2018

Desgobernando

Guardar en Mis Noticias.

Dicen que la política municipal es aburrida, llana y simple. Un laberinto donde entrenarse para la política de verdad, la nacional. Los concejales, en algunos casos, son jóvenes o no tan jóvenes, que se están curtiendo para recoger sus enseres del despacho del Ayuntamiento y mudarse a una habitación con vistas a los leones del Congreso de los Diputados.

 

Puede que las gentes que tildan de tediosa la política municipal, estén en lo cierto. Pero, estoy seguro, de que cambiarían de opinión si vivieran en Alicante, acudieran a los plenos y siguieran el día a día de la política alicantina. Cada jornada, un esperpéntico suceso nos sorprende en los periódicos. Hoy son las supuestas grabaciones en el despacho de la concejala de Urbanismo, un día fue el numerito que el señor alcalde Gabriel Echavarrí, montó en pleno centro de la urbe. Aquí hay más morbo que en Cataluña… para que digan de Puigdemont. Si nuestro alcalde estuviera en la misma situación que el ex President, aunque ahora que lo pienso, lo está, el también esta acechado por la justicia, Echevarrí no se habría ido a Bruselas, es demasiado cómodo, sino que se hubiera trasladado con nocturnidad y alevosía a Tabarca escondiéndose en una de las cuevas pirata mientras se alimentaba de todo bicho viviente que capturara.

 

Porque como me dijo una vez un amigo, “lo que pasa en Alicante, no sucede en ningún sitio”. ¡Qué razón tenía! Porque muchos de los políticos de nuestra ciudad dan mucho juego. Precisamente, porque estos, asimilan la política como un mero pasatiempo, y ven en los plenos, una excusa para sacar a relucir su faceta interpretativa. Conocidos son los duelos entre Gabriel Echevarrí, y Luis Barcala, portavoz del Partido Popular, en los que, en ocasiones, si no hay sangre de por medio, es de milagro. Como ya dije en una ocasión, se insultan, se traicionan… tan solo les falta retarse después de la sesión plenaria a un duelo de sables. Una batalla, en el que un alcalde mal entonado de forma innata, hace entrar en cólera al aparente elegante Barcala. Paripés, que desprestigian a la política, más si cabe que las puntuales meteduras de pata dialécticas de algún concejal.

 

Que decir, de otro misterio paranormal. El del curioso caso del alcalde ausente, el gobernante, que ha hecho de todo menos gobernar, como ver al Hércules en el palco, bloquear a sus críticos en las redes sociales y twittear. Mientras Alicante se derrumba políticamente, este actúa como si nada sucediera e intenta aparentar serenidad, pero en el fondo, interiormente, se está reconcomiendo. Nunca ha estado a la altura del cargo que ocupa, ni ahora, ni nunca. Todo el mundo le critica, incluso sus propios votantes. No solo desde el punto de vista político, sino personal, no hay persona que hable bien del alcalde. Sus atributos, aunque los tendrá, como todo ser humano, todavía nadie los ha encontrado. Regidor, que a sabiendas de que su partido no confiara en él para conservar la alcaldía, ha puesto el reloj de arena sobre la mesa de su despacho mientras de brazos cruzados y sin buscar soluciones que mengüen la crisis de su gobierno, espera apaciguadamente junto con su soledad iluminadora a abandonar su despacho. Lugar, al que ya debería haber dado portazo, pero está muy cómodo en la poltrona. Sabe que su carrera política ha acabado y que es un cadáver político. Tan solo contempla una opción, anclarse al cargo y pasar las hojas del calendario hasta 2019. El año en el que, por fin, finalizara el desgobierno, la fecha en la que se ira el alcalde que ha hecho que Sonia Castedo, como dicen algunos, no fuera tan mala alcaldesa. 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
Puede dejar su comentario
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress