Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
JORGE BRUGOS
Viernes, 9 de febrero de 2018

Refugiados venezolanos en Alicante

Guardar en Mis Noticias.

Simón quiere hacer las maletas, desea huir de Venezuela, y empezar una nueva vida fuera de ese régimen comunista. Tiene todo preparado, ha dejado los cabos atados, pero hay un problema. No tiene forma de salir de allí. La deprimente situación económica del país sudamericano ha convertido los ahorros, o a la plata, como dicen allá, en papel mojado. Los bolívares carecen de valor, la recesión ha trasformado la riqueza en pobreza. Hasta Simón, un reputado medico de Venezuela, no tiene donde caerse muerto. Tan solo la dolarización de sus movimientos económicos puede rescatarle de las garras de Maduro.

 

Desembolsar dólares por doquier para hacer frente al coste de los billetes de autobús que este tiene que coger hasta llegar a Colombia, donde podrá coger un vuelo rumbo a España. Su nueva patria, su nueva casa. Pasan los días, pasan los buses, y no es hasta dentro de una semana cuando cumple el sueño de cruzar el océano rumbo a Europa. Una travesía con final feliz, odisea que ha merecido la pena. Ya no tendrá que vivir con miedo a que le detengan por llevar la contraria al gobierno, ya no deambulará por las calles lleno de temor por las batallas campales que día tras día le obligaban a atrincherarse en su casa por miedo a ser una víctima colateral. La Guerra Civil le ha exiliado de su hogar, el enfrentamiento le ha hecho renunciar a su antigua vida.

 

Recuerdo, cuando le pregunté hace ya mucho tiempo a Miriam Álvarez, Presidenta de AMASVE, asociación que atiende solidariamente a cientos de venezolanos residentes en Alicante, si había riesgo de que hubiera un enfrentamiento armado en su país, esta, sin pensándolo un instante, alegó: “Ya hay una Guerra Civil en Venezuela, lo que pasa es que occidente no se quiere dar cuenta”. Una guerra, a la que muchos países hacen oídos sordos, cruentas batallas, que no son épicas, pero que cada día se cobran muertes como en cualquier conflicto al que se le considere guerra. Como demuestran los 7.000 muertos por manos de la policía y del ejército en el pasado año 2017, una cifra alarmante y que debería de servir para que exista una intervención real por parte de las potencias del orbe. Un mundo, que pese a estar asfixiando al gobierno madurista, este sigue llevando la misma estrategia de antes. La excarcelación de Leopoldo López es un detalle efímero si no se le brinda una plena libertad. Y el dialogo carece de sentido, si no se respetan las leyes legítimas del pueblo venezolano. Como si de Puigdemont se tratará, Maduro quiere dialogar, pero sin cumplir las reglas necesarias para que se pueda negociar. Desea hablar, al mismo tiempo que atenta contra sus ciudadanos cada vez que se salta una norma y se pasa por las joyas de familia la democracia.

 

Aunque Maduro quiera aparentar que la situación de su nación es mejor que antes, no cuela. Si así fuera, millones de venezolanos no habrían salido de su patria buscando la libertad. Democracia, que quieren vivir a toda costa. Ignoran el hecho de que lleguen a España en algunas ocasiones con una mano delante y con otra detrás. Sin dinero, sin comida, sin trabajo. Elementos que gracias a Dios son cubiertos por asociaciones como AMASVE con la colaboración de la Unión Europea. Ayudan a los refugiados venezolanos, les facilitan una nueva oportunidad en su nueva vida. Una existencia que por fin es libre e independiente de las garras de la opresión.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
Puede dejar su comentario
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress