Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
RAFAEL SIMÓN GALLARDO
Martes, 6 de febrero de 2018

Por favor, la prisión permanente revisable no se toca, gracias

Guardar en Mis Noticias.

Oigan ustedes, el otro día firmé desde Facebook, la petición que hacía el Sr.Quer para que no derogaran la ley  de prisión permanente revisable. Padre herido, hombre justo que desde su hondo sufrimiento se levanta por encima de su dolor para exigir justicia a los que nos dirigen, a los insignes políticos y sin duda, de nuestra ayuda va a precisar, porque nuestros jefes están muy ocupados en sus juegos, argucias, trampas y ardides de su día a día como para prestarnos atención.

 

Muchos tenemos hijos, hijas, familiares que podrían caer en manos de estos delincuentes que son más defendidos por nuestras leyes y políticos que las mismas víctimas y no solo por esto hay que solicitar el mantenimiento de la ley, parecería entonces interesado y egoísta, alguna vez deberíamos de serlo, sino porque es justo y necesario que así sea.

 

Por eso grito alto y claro que la ley de prisión permanente no debería de sufrir cambios y les apremio a que ustedes griten y firmen lo mismo para obligar a nuestros dirigentes a que por una vez nos escuchen, nos respeten y nos hagan caso. Es un grito popular.

 

Lo que tenía que ser revisable es el cerebro de nuestros políticos, ni siquiera avezados psiquiatras, soportarían en su análisis el alto nivel de estupidez, malicia, estulticia, bobería y memez junto a su alta concentración de ambición, codicia, materialismo y adicción a su propio bienestar que les define y caracteriza en peligrosa amalgama. Parece que el casting para ser político siempre busca perfiles definidos, o ellos se eligen entre ellos mismos, desde sus  clanes organizados, que hace mucho tiempo olvidaron a sus congéneres, son más importantes los partidos y las ideologías, sus sórdidos intereses  personales que nuestra seguridad y bienestar.

 

Desde eras vividas por todos antaño, desde la época de los vientos de la libertad, la de los Universos paralelos, la de las Civilizaciones hermanadas, la del meapilismo y buenismo inveterados del gobierno del inefable Zapatero, que desgraciadamente para todos nosotros, no se dedicó a su oficio, los zapatos y trabajó como político zurdo y corto de ideas con el ánimo de cambiar España. Pues bien, este señor, jodió el invento, jodió específicamente este invento, se encargó de abolir la doctrina Parot y desde entonces, cantidad ingentes de violadores, asesinos y delincuentes con mayúsculas salieron de sus celdas al mundo real y siguieron violando, matando y delinquiendo. Sin duda alguna, los familiares de las víctimas de estos despojos sin redención, reeducación ni reinserción posible, deberían denunciar a D. José Luis por la vía penal pidiéndole daños y perjuicios por el dolo que les ha infringido.

 

Pero claro, si uno es político, puede aprobar nuevas leyes, que nunca será responsable de lo que sucede por la ejecución de las mismas, porque siempre se entiende que el fin de la ley y de las leyes es bueno para los ciudadanos, ¿De veras piensan que siempre se pretende un buen fin con las leyes? Solo en ocasiones, la mayoría de veces, lo que busca el político es su rédito y así nos va con esta actitud.

 

Miren ustedes por qué se hacen las cosas.

 

El PP apoya la ampliación de la ley de prisión permanente no porque sea lo que hay que hacer, solo pretende ir al son de lo que es un clamor social casi unánime después de los últimos acontecimientos para así recobrar lo perdido.

 

Los Naranjitos, no lo tienen claro, está sufriendo el síndrome de la veleta loca, lo único que quieren definir es que para nada se parecen al PP, hoy digo sí, mañana no, así se funciona en temas que no pueden tener interpretación política.

 

Los PNVistas, quieren proteger las leyes que favorecieron la salida de los asesinos de ETA y además se sienten independentistas renovados después de la experiencia catalana y después, pactarán para los presupuestos. No entiendo nada.  

 

Los moradores de  la casa Morada son tan zurdos, tan límpios, tan dignos y coherentes que toda aplicación de las leyes, son actos de dominio facha, menos cuando ellos mismos aplican sus normas internas. Esas si que son necesarias y justas, sobre todo si protegen a D.Pablo.

 

El PSOE, después de recuperarse del electroencefalograma plano del Zapaterismo, pasaron al Status Epiléptico del Guapo Pivot Sanchez, en cosntante deseo de mutación al Morado. Así les va a sus partidiarios y votantes; desorientación, aturdimiento, desconcierto, confusión y miedo, sobre todo miedo al futuro.

 

Como ven, nadie hace las cosas simplemente porque están bien y son justas, todos están más preocupados en proteger sus poltronas.

 

Otros países europeos tienen leyes parecidas, incluso más duras  que ésta y no pasa nada, son tan demócratas como nosotros si no más.

 

En fín, ¿Por qué no llega por fin el Churchill español al que estoy deseando votar? ¡Un Churchill por favor! ¡La prisión permanente revisable no se toca!

 

* Rafael Simón Gallardo es médico y cuenta cuentos inveterado...

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
Puede dejar su comentario
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress