Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
RAFAEL SIMÓN GALLARDO
Domingo, 12 de noviembre de 2017

La Casa Morada y sus cardenales

Guardar en Mis Noticias.

Oigan ustedes. ¿Se han preguntado alguna vez cuál es la serie de televisión favorita de Don Pablo Iglesias? Recuerdo que al Rey le regaló Juego de Tronos, debió ser para recordarle a su Alteza lo injusto de los inicios de todas las monarquías, la lucha de poder entre familiar y pueblos, la sangre derramada por motivos inconfesables, los abusos generados por todas ellas. ¿Será también Juego de Tronos la serie del Sr. Iglesias? Yo creo que no, seguro que son otras y no estoy pensando precisamente en Big bang theory...

 

Podemos y su máximo dirigente, Don Pablo, intentan adornar de tolerancia y democracia sus expresiones públicas, pero les está resultando difícil, por eso casi no sale ya en la Sexta desde hace meses y ha sido por consejo de sus asesores de imagen, porque no trasmite tranquilidad y tienen miedo a que asuste a determinados colectivos que a priori no le votarían pero podrían hacerlo. El objetivo es conseguir el máximo número de votos de forma transversal, a la izquierda ya la tienen convencida incluido el PSOE en manos del Sr. Sanchez al que le están buscando epitafio "Por lo demás, los que mueren son siempre los demás".

 

Uno puede pensar, que Don Pablo será un político adecuado, equilibrado y justo, que será el reunificador de la izquierda, el adalid de las masas sin voz, el justiciero de la casta, pero eso no lo sabemos con certeza...

 

Por ahora, lo que si podemos ver con nitidez es como dirige la Casa Morada. En esa casa, sus inquilinos se están llenando de morados, valga la redundancia de colores, y están morados de tanto cardenal, de tanto golpe recibido sobre todo por sus acólitos menos fieles. Esto será por apellidarse Iglesias, referencia inequívoca al catolicismo, a la Iglesia, a la inquisición y es por todos conocido, que las religiones siempre han tenido la culpa de todo, ya saben, desde una óptica marxista.

 

Pasaré a enumerar moratones de la casa Morada...

 

Emilio Delgado, renunció a su cargo para evitar enfrentamientos de violencia no física.

 

El señor Iglesias, destituyó de forma fulminante al secretario de Organización, Sergio Pascual, por su "deficiente gestión" de los problemas territoriales de la organización.

 

Después terminó con el poder político de Íñigo Errejón que planteaba otro proyecto podemita, se sintió magnánimo y ha permitido que Don Iñigo por ahora siga teniendo un papel en el partido pero claramente secundario, al que éste, por cierto, se ha prestado.

 

Monseñor Iglesias no ha escuchado las llamadas de unidad en el congreso de Vistalegre II, ha dado un escarmiento y aviso de navegantes a quienes plantearon proyectos alternativos al suyo o se atrevan a hacerlo en un futuro.

 

En la misma línea está su penúltima deriva, la inclusión de un código disciplinario nuevo en los estatutos. Este código disciplinario formula y da poderes a la directiva, es decir a Don Pablo, para purgar a quien filtre información interna o en caso de difusión de "noticias falsas, malintencionadas o manipuladas" mediante inhabilitaciones para el desempeño de cargos en el partido o de representación pública por un periodo de entre seis meses y dos años.

 

Ante las quejas de muchas federaciones por este motivo a la Comisión de Garantías Democráticas de Podemos, liderada por Olga Jiménez se acordó proponer la nulidad de los nuevos estatutos por no figurar en los documentos que se aprobaron en Vistalegre II. La reacción fue rápida, eficaz y quirúrgica; abrirle un expediente disciplinario a la Sra. Jiménez por "excederse en sus funciones".

 

Para terminar, las últimas destituciones realizadas en la federación catalana de Podemos ante la certeza cercana de elecciones autonómicas catalanas y la seguridad de que esta será la brecha para desmontar la actual monarquía y la Constitución del 78.

 

Desde luego todos estos acontecimientos me recuerdan cada vez más a Kevin Spacey en House of cards... debe ser la serie de cabecera de Don Pablo, no se que hará cuando la retiren de la tele por el reprobable comportamiento del protagonista, probablemente cambie de serie, espero que no sea The black list... Dios nos coja confesados si finalmente existe...

 

* Rafael Simón Gallardo es médico y cuenta cuentos inveterado...

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
Puede dejar su comentario
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress