Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
RAFAEL SIMÓN GALLARDO
Viernes, 10 de noviembre de 2017

La nueva diáspora

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: CATALUÑA

Oigan ustedes, hace unas semanas tuvimos en casa a una amiga asturiana que vive en Barcelona desde hace 40 años, sus hijos son mayores y ella está sola, somos muy buenos amigos y notamos que tiene miedo. Ella, es una mujer valiente, muy valiente que hace poco ha salido adelante de una enfermedad gorda y finalmente aceptó nuestra invitación y vino. Hablamos de muchas cosas y hoy les transcribo mis impresiones.

 

Me contó que los últimos 40 años en Cataluña han degradado las relaciones sociales y la mayoría de gente ha aprendido a sobrevivir en silencio, como las hemorroides y callandito que es mejor, sobre todos los charnegos aunque hablen catalán a la perfección como le pasa a ella y otros muchos catalanes de cuna que no son excluyentes ni totalitarios y se sienten españoles.

 

Todos estos han padecido el empobrecimiento de Cataluña y el propio, el de sus empresas, negocios sin atreverse a la queja y soñando con la Cataluña que conocieron y hoy no existe, la que les permitió mejorar, trabajar y vivir en paz. Esa Cataluña que un grupo de violentos han sepultado creando enemigos inexistentes, con chantajes, mintiendo, escribiendo listas negras de los no acólitos, adoctrinando a sus niños y a los de los demás, controlando y utilizando la prensa la radio y la televisión con propaganda totalitaria, abusando de las instituciones, de sus privilegios y del dinero de todos para culminar en una declaración ilegal de una república de Cataluña independiente en la que los únicos y grandes perjudicados son los ciudadanos.

 

Una batalla entre catalanes, españoles y europeos una disputa entre demócratas y golpistas fanáticos  bananeros. Mi amiga, al no reconocer esta nueva Cataluña excluyente, dictadora  y chabacana, ha pensado en huir, buscar un sitio más justo, marchar lejos si hace falta. Busca otra Cataluña, es una nueva diáspora. Puede volver a su Asturias patria querida pero esta también ha cambiado, sus amigos y familia o son muy mayores o han muerto. En la tele vimos juntos la manifestación en Barcelona en contra de la independencia, ella lloraba y repetía "mira cuánta gente y cuantas banderas Rafa". Yo le ofrecí que se quedara en casa.

 

Al final, ha decidido no dar el brazo a torcer. No quiere renunciar a su casa, a sus costumbres, a su historia y a su Barcelona tan querida. Volver a Cataluña, luchar, "No me moverán" repetía.

 

La acompañamos a la estación y la besé al irse. Me la quedé mirando cómo marchaba lenta arrastrando su maleta con ruedas y toda su historia y sueños a cuestas a los que que no había renunciado a pesar de las amenazas y los miedos.

 

Me quede en el andén perplejo, serio, deseándole lo mejor mientras que el tren serpenteaba.

 

Lo que pasará después, eso será otra historia y nadie la conoce.

 

* Rafael Simón Gallardo es médico y cuenta cuentos inveterado...

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
Puede dejar su comentario
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress