Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
REDACCIÓN
Viernes, 10 de noviembre de 2017
DIPUTACIÓN DE ALICANTE

César Sánchez pide a Puig que se involucre con el problema de la sequía en la provincia

Guardar en Mis Noticias.

La Diputación de Alicante pondrá en marcha un Plan de Mejoras de Infraestructuras Hidráulicas dotado con 10 millones de euros anuales.

El Plan de Mejoras de Infraestructuras Hidráulicas que pondrá en marcha la Diputación de Alicante, dotado con 10 millones de euros anuales, tiene el objetivo de atender las necesidades más urgentes en materia de riego y abastecimiento de la provincia, según explicó ayer el presidente de la institución, César Sánchez, tras la Comisión Provincial del Agua. Sánchez solicitará a la Generalitat que participe en este proyecto y que asuma el 50% del coste económico del mismo.

 

El presidente de la Diputación ha solicitado una reunión urgente con Ximo Puig con el fin de abordar el denominado Plan Alicante MIHRA, así como la difícil situación hídrica que atraviesa la provincia como consecuencia de la sequía.

 

"La mejor forma de dar respuesta a los problemas es poniendo encima de la mesa soluciones y en la Diputación de Alicante vamos a estar al lado de los regantes y de los sectores productivos, no solo con apoyo político, sino también con inversiones. Es momento de estar unidos, ir juntos y afrontar con compromiso e inversiones el peor momento de sequía al que nos enfrentamos en nuestra historia reciente”, ha indicado el presidente de la institución.

 

“Puig va a acoger esta petición de los regantes y de la provincia de Alicante, porque es un tema que nos preocupa a todos y por ello, no tengo dudas, de que apostará por trabajar de manera conjunta en este tema con la Diputación”, ha avanzado César Sánchez.

 

El Plan, de carácter plurianual, se financiará a través de inversiones financieramente sostenibles e incluye, entre otros programas, nuevas captaciones, modernización de regadío, depósitos y balsas de regulación, renovación de conducciones, nuevas redes de distribución, mejora de la calidad de las aguas.

 

Por otra parte, otra de las medidas que se van a poner en marcha a corto plazo para intentar hacer frente a los efectos de la sequía es la consignación de una partida económica de más de un millón de euros en los presupuestos de 2018 con el objetivo de “atender todas las solicitudes presentadas por las Comunidades de Regantes para mejorar las eficiencia de las infraestructuras de regadío que no ha sido posible atender en los dos últimos años”.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
Puede dejar su comentario
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress