Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
JORGE BRUGOS
Lunes, 7 de agosto de 2017

Aires de cambio, vientos continuistas

Guardar en Mis Noticias.

En mi anterior articulo situaba en el centro de la diana a los tripartitos y su palabrería vacía para conseguir votos. Unas papeletas depositadas por personas confiadas en que todo iba a cambiar, en que la sociedad se iba a transformar.

 

En estas líneas, me centraré en un único gobierno, en un solo triunvirato que desde que se constituyó no ha hecho más que incumplir sus promesas y levantar ampollas. Tranquilo señor Echevarrí, no me refiero a usted y a su séquito, eso quizá otro día. Tengo leña suficiente para dar. Hablo del gobierno de la Generalitat Valenciana encabezado por Ximo Puig (PSOE) y Mónica Oltra (Compromis).

 

Ejecutivo que, como todos sus colegas ideológicos, prometía el cambio, garantizaban la transparencia y la regeneración durante el tiempo que ellos gobernaran. Se llenaban la boca con palabras radiantes, las que la gente quería oír. Vendían su voto, eran todo ventajas, no había ningún inconveniente. Garantías, seguridad, ellos eran sinónimo de limpieza, de justicia, de honradez. Encarnaban el ideal moral de Plutarco, representaban al gobernante perfecto que el pensador griego retrató en su obra La Moralia. Venían a salvar al mundo, a la Comunidad Valenciana, no ha proteger sus propios intereses.

 

Las palabras vuelan, esos vocablos pensados para aglutinar el descontento de la ciudadanía se han esfumado, al igual que las promesas. Prometían justicia y legalidad, pero los 107 contratos adjudicados a dedo dicen lo contrario. Conciertos destinados a campañas en defensa de la igualdad LGTBI o para la promoción del día internacional del pueblo gitano. Actos altruistas pero ejecutados de manera ilícita. El fin no justifica los medios. Contratos ilegales, los cuales están siendo investigados con recelo por la oposición, en concreto, por Ciudadanos con Emilio Argüeso a la cabeza. La formación naranja pide explicaciones a Mónica Oltra sobre la adjudicación de dichos contratos, los cuales tienen estipulado un precio injustificado. 

 

Una actitud, la de Ciudadanos, que si es ejemplo de transparencia y en defensa de la legalidad. Porque estas dos cualidades, la claridad y la equidad se demuestran con hechos, con actuaciones que velen por la legitimidad de la política, no con palabras bonitas que sirven para deleitar a los indecisos pero que a la hora de la verdad demuestran no tener veracidad ni contenido alguno. En Cs no vamos de nada, no nos ponemos la túnica de mesías, actuamos y no hablamos. Trabajamos y no charlamos. Hacemos política, no teatro destinado a conquistar a los espectadores.

 

A lo largo de la historia, los que han ido de salvadores han sido en realidad los verdugos de su pueblo. Como dicen algunas voces de la Comunidad Valenciana sobre el tripartito “De rescatar a personas, han pasado a salvar a sus familiares”. Los que criticaban al Partido Popular por los enchufismos están siguiendo el mismo modus operandi dando sustento a sus allegados y contratando a personas con el único criterio subjetivo de “ser familia de”. Una actuación impropia de quien pretende promover la regeneración. Vieja política camuflada de aparente nueva política. Una falta a su palabra y de compromiso por parte de Mónica Oltra, menos mal que su partido se llama Compromis… que debe servir de aliciente para que dichos farsantes no vuelvan a gobernar.

 

Los españoles, en este caso los valencianos, merecen un ejecutivo autentico que cumpla lo que promete. Un gobierno con credibilidad, honrado, limpio, que transforme de verdad la sociedad con una nueva política sin caer en los errores y mentiras del pasado.

 

Seamos coherentes, no confiemos en la habladuría y labia de los encantadores de serpientes. Debemos tener fe en quien cumpla, en quien luche, en quien vele por la legalidad de los actos políticos. Las cosas no se dicen, se hacen, porque al hacerlas se dicen solas.  

 

*Jorge Brugos es Coordinación de Comunicación de Ciudadanos en Alicante Capital.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
Puede dejar su comentario
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress