Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
PASCUAL ROSSER LIMIÑANA
Sábado, 5 de agosto de 2017

Agosto

Guardar en Mis Noticias.

En España, Agosto es el mes de vacaciones por excelencia. Casi se paraliza el país en lo laboral, salvo todo lo relacionado con el turismo, servicios imprescindibles como los sanitarios y la Seguridad del Estado. Quien no cierra por vacaciones, tiene la plantilla bajo mínimos. También son vacaciones para los políticos, aunque este verano haya algunos que quieran cuota de pantalla: Maduro, Puigdemont... No me malinterpreten ustedes al poner en esta misma lista a estos personajes.

 

Las vacaciones son un parón necesario. Es imprescindible desconectar de la vida laboral, aunque sea por unos días.

 

Es momento propicio para ver a familiares y amigos que viven lejos y han salido sin querer de tu vida cotidiana. También lo es que nos cuenten y contemos anécdotas de la vida que vivimos. La convivencia y sus consecuencias son la base de estas anécdotas, algunas curiosas y muy divertidas, otras no tanto. Tiene que haber de todo.

 

Es momento ideal para viajar. Mayoritariamente de la forma clásica. Me explico. Por un medio de transporte tradicional: tren o avión principalmente y alojamiento en un establecimiento hotelero. Sin embrago, desde hace años, sobre todo por la gente joven, utilizan otros medios. Se ha implantado el blabacar, para compartir a un módico precio un asiento de un coche donde su propietario hace el mismo recorrido que tú y te lleva hasta la localidad convenida; compartir vivienda con un desconocido para hospedarse o incluso 'alquilar' en una vivienda un sofá para dormir "sin derecho a roce" y pagarlo en especie por ejemplo con bebida. Nuevas formas de convivencia, además del viaje. A esto, hay que añadir el alquiler de un apartamento turístico por días, que cambia los criterios de hostelería de hace unos años.

 

Que los tiempos cambian, es una realidad. Y los hábitos también. De algunos nos iremos acostumbrando poco a poco. De otros, ya veremos.

 

También es momento ideal para pasar más tiempo con la familia. Sin imponer hábitos y costumbres que no se producen durante el resto del año. Nos acostumbramos a nuestra rutina y no queremos que nos la cambien porque estemos de vacaciones. Forzar los tiempos, incluso en vacaciones, puede provocar fricciones. Las estadísticas corroboran que después de las vacaciones de verano se multiplican las separaciones matrimoniales. Que cosas....

 

También es momento para compartir actividades que no haces de forma habitual. Ya sea en el mar o sus alrededores, ya sea por el interior por caminos y montañas. De riesgo, de placer o buscando el sosiego necesario después de mucho estrés.

 

Ante todo y para todo, os invito a que durante este mes de agosto, vuestro equipaje este lleno de sonrisas que compartir. Que así sea.

 

*Pascual Rosser Limiñana es escritor en su tiempo libre, autor de tres libros, el último una novela corta titulada "Más allá del horizonte".

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
Puede dejar su comentario
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress