Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
JORGE BRUGOS
Martes, 25 de julio de 2017

Dialogando con Daniel Simón

Guardar en Mis Noticias.

No sé si se acuerdan queridos lectores de aquel artículo que escribí hace algunas semanas en donde criticaba duramente a Guanyar Alacant, y más concretamente a uno de sus concejales en el ayuntamiento de Alicante, Daniel Simón, por haber rechazado la propuesta de bautizar a un parque con el nombre de Ignacio Echevarría. Unas 600 palabras en las que con un tono agresivo y firme condenaba duramente la decisión y al que orquestó dicha medida.

 

Pues bien, a los pocos días de publicar el articulo y con la intención de limar asperezas con el antagonista de este me puse en contacto con Daniel Simón para concertar un encuentro. Esa charla la hemos tenido recientemente, un cara a cara del que salí sorprendido y cautivado por mi interlocutor. Un político diferente, un izquierdista distinto, un hombre peculiar en el buen sentido de la palabra.

 

Como dice el dicho, rectificar es de sabios, y el concejal de Cultura lo hizo delante de mí. Reconoció su error y me confesó que no utilizó el mejor argumento, ese de “se desconocía que llevara el monopatín en el momento de la muerte”, para justificar la abstención de su grupo. Una rectificación que le honra, no solo como político, sino también como persona. No es fácil para los humanos enmendar un error propio, el orgullo es poderoso y en ocasiones puede más que cualquier otro valor o pasión. La arrogancia y la ingenuidad de creer que uno lo sabe todo y la creencia de que todas sus palabras son veraces puede jugar una mala pasada. Discusiones, enfrentamientos, rivalidades. Todas ellas ocasionadas por el ego, por no querer rectificar pese a saber que uno no tiene la razón, todos queremos ganar, nadie desea perder una batalla dialéctica. Solo la humildad y la honestidad vencen a este orgullo, una naturalidad que me ha demostrado tener Daniel Simón, un sabio que sabe rectificar de sus errores.

 

No soy de hacer prejuicios, pero antes de conocer a Simón, me lo imaginaba como el típico perro flauta adoctrinado por el filo comunismo y que no ve más allá de su perspectiva. Sin embargo, al terminar nuestra conversación me llevé una grata sorpresa, este no es otro Pablo Iglesias, como cuenta la leyenda sobre los comunistas de nuestro país. Durante la hora en la que estuvimos hablando no trató de adoctrinarme, sino que escuchó, se interesó por mi visión de España, de la realidad. Dialogó, empatizó e intentó comprenderme.

 

En su despacho, donde tuvimos el encuentro, uno sentado enfrente del otro, se respiraba consenso, se respiraba dialogo, se palpaba el espíritu de la política. Él, un izquierdista convencido, yo un social liberal que aboga por el sentido común como forma de hacer política. Pese a nuestras diferencias, encontramos puntos en común, aspectos en los que estábamos de acuerdo. Un entendimiento que es la esencia del arte de lo posible, como así llamaba Cánovas a la política. Unos puentes que siempre deben de ser tendidos pese a las discrepancias que existan entre los interlocutores.

 

Aquel día, no éramos un centrista y un comunista. Éramos dos personas, dos españoles, dos apasionados por la política que lo único que quieren es lo mejor para su ciudad, para su nación. No había colores, no existían etiquetas. La política es eso, dialogo, dialogo y más dialogo. Entender, comprender, debatir y construir.   

 

*Jorge Brugos es militante de Ciudadanos en Alicante

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
Puede dejar su comentario
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress