Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
ANTONIO SÁNCHEZ PÉREZ
Domingo, 23 de julio de 2017
TRIBUNA DE OPINIÓN

Fogueres turísticas y culturales

Guardar en Mis Noticias.

Ahora que les Fogueres de Sant Joan 2017 ya son historia, conviene analizar cuáles fueron sus puntos débiles con vistas a las próximas ediciones, especialmente la de 2018, año en que la fiesta alicantina por excelencia celebrará su 90 aniversario.

Sus creadores las diseñaron esencialmente como atractivo turístico y a nadie se le escapan los cambios que se han producido en ese sector en tan dilatado periodo de existencia. Por eso atrincherarse en el inmovilismo de la estructura de la fiesta no es una buena estrategia para el futuro y apelar para ello a la tradición, como ocurre tantas veces, es una traición a los orígenes.

 

Los padres fundadores de les Fogueres de Sant Joan en Alacant optaron por una semana larga de fiesta, que se extendía inicialmente de vísperas de Sant Joan a Sant Pere, de modo que, antes o después del día grande, el de Sant Joan, siempre incluyen un fin de semana. Obviamente, se produce una mayor afluencia turística los años, como el actual, en los que la Cremà coincide con el fin de semana. Cuando esta coincidencia no se produce, pues el calendario religioso es insensible a las demandas turísticas, se podría compensar el desajuste multiplicando las actividades festeras desde el día 25 al 29. Por el contrario, la tendencia actual a extender la fiesta a todo el mes de junio es solo un quiero y no puedo que dispersa presupuesto y atractivo turístico en muchos actos inconexos que solo realzan las debilidades pecuniarias de la ciudad de Alacant.

 

El caso de las mascletàs es muy relevante. Las que se disparan las semanas anteriores a la fiesta solo ponen de relieve que tanta exhibición de pólvora viene grande a las arcas municipales. Aunque tenga que reducirse su número, todas las mascletàs deberían ser de concurso y todas tendrían que tener el mismo presupuesto. Por otra parte, los sucesos de este año, con accidentes que han producido la rotura de cristales en establecimientos, son una llamada seria de atención sobre la idoneidad de la Plaza de los Luceros como escenario para las disparàs.

 

Si de verdad se quiere pensar en el turismo, habrá que cambiar la organización de las actividades más íntimas de la fiesta. El desfile de Entrada de Bandas y la Ofrenda de Flores son actos emocionantes que enaltecen a los foguerers, pero son eternos y repetitivos para la gente que viene de fuera. Repensar su estructura, su horario y su calendario realzaría su atractivo al tiempo que dejarían espacio para diversificar la oferta cultural del programa oficial de actos. Existe un turismo cultural ávido de conocer manifestaciones populares y existen en la ciudad abundantes grupos de cultura popular deseosos de tener espacios de expresión en los que exhibirse y presentar sus creaciones, contribuyendo así de paso a atajar la preocupante tendencia a que la juventud convierta las fiestas en un "bebódromo".

 

Los presidentes de la Comissió Gestora de les Fogueres de Sant Joan han acumulado un poder excesivo a lo largo de las décadas de existencia del organismo. El cargo festero frecuentemente ha servido de trampolín político a sus ocupantes. Ocurrió con Nino Llorens, con Conrado Albadalejo o con Luis Botella, por citar solo casos recientes y esa posibilidad de promoción política hace que en ocasiones los presidentes acaben perdiendo el norte. El espectáculo del actual President de la Gestora, Manuel Jiménez llamando públicamente criminales a los jueces y juezas del Jurado de les Fogueres Especials con el sorprendente aplauso del Sr. Alcalde y Concejal de Fiestas, ha sido tan vergonzoso como revelador, máxime teniendo en cuenta que ese "Jurado Criminal" es elegido reglamentariamente por el mismo President, de entre una lista presentada por el Concejal de Fiestas y Alcalde, y que el reglamento del concurso es responsabilidad de ambos cargos y es modificable con facilidad. La innecesaria e inmerecida humillación pública a un jefe de Bomberos, a un presidente de una Foguera, a una directora de Museo, a un artista plástico y a otras componentes de un Jurado que delibera por amor a les Fogueres, sin indenmización económica alguna, es otro síntoma preocupante de que la estructura orgánica festera necesita ser repensada.

 

El Ayuntamiento de Alacant ha iniciado recientemente un periodo de reflexión colectiva para diseñar un nuevo Modelo de Ciudad para hacer evolucionar la actual urbe inacabada hacia una metrópoli moderna, habitable, sostenible y solidaria. Este marco de debate es el escenario oportuno para debatir también sobre la fiesta. Del mismo modo que otro mundo es posible, también es posible otro Alacant y otras Fogueres de Sant Joan que concilien las avalanchas turísticas con la participación festera de sus habitantes habituales.

 

Creatividad no falta en la ciudad. Un ejemplo curioso lo constituyen Les Fogueres itinerants, que han cumplido 25 años de historia. En el año 1992 la peña de Carnaval "La Tripa del Moro" diseñó una Foguera diferente, creativa y sin ataduras, le puso ruedas y la paseó por todo Alicante. La mayoría de las personas promotoras provenía de la Barraca Arribar i Pouar que en el año 1978 fue la primera Barraca Popular de les Fogueres en la calle Tucumán. Desde 1992 la Foguera Itinerant se ha seguido construyendo por diferentes asociaciones que han ido cogiendo el relevo: Los Inoxidables, Los Dexorribonucléicos, La Meca, L´Hort Comunitari de Carolines, Les Fogueres Combatives o la Tramafoguera. Diferentes nombres para la misma idea: “Romper clichés, ampliar posibilidades y criticar sin censura, defendiendo la libertad y la cultura como medios para conseguir un mundo mejor”.

 

Les Fogueres de Sant Joan necesitan una transformación ahora que se acercan a su nonagésimo aniversario para poder decir con el poeta: I desde el matxo del Castell / mires i dius: qu'encant! / no es este ja el poble vell, / qu'es altre Alacant!

 

*Antonio Sánchez Pérez. Área de Cultura y Fiestas Populares de Podemos Alicante

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
Puede dejar su comentario
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress