Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
CRISTABELA ZORNOZA
Miércoles, 17 de mayo de 2017

¿De nuevo, el caos?

Guardar en Mis Noticias.

Sábado 18 de junio de 2016. Sábado de Hogueras. Miles de personas  invaden la ciudad. Llegan con ganas de vivir la fiesta grande de  Alicante. Es el momento de enseñar a turistas y vecinos como es  nuestra fiesta y lo bien que lo hacemos.

 

Suponen, entre otras cosas, por la identidad y nombre, una ciudad  preparada policialmente, blindada y segura. Pero se equivocan y no lo  saben. Peligro extremo y latente. Al otro lado, el cuerpo de Policía Local trabaja el ordinario y unos pocos más en servicio extraordinario. Lo que nos van pagar por estos días festivos, 7 Euros  la hora.

 

¿Quién corta calles, hacen desvíos en los desfiles, levantan atestados de tráfico, realizan alcoholemias, atestados de violencia doméstica, controlan la venta de petardos, todas las licencias de todos los kioscos, acceso a plaza de toros, festivales de música, peleas, borrachos, cubren las partidas, los veladores, las playas, etc?

 

Habrá incidencias, muchas, algo absolutamente previsible para la mayoría, pero no para unos pocos. Precisamente para los que más lo tienen que saber.

 

Durante horas el centro fue un caos. Según iban llegando a la ciudad, el colapso se apoderaba del subconsciente del visitante. La Policía se vio absolutamente desbordada en todos los sentidos. Decenas de servicios sin atender, gente desamparada, compañeros pidiendo cobertura sin respuesta. Caos. Los Policías de la noche las pasaron  canutas. Peleas con inferioridad numérica y sin cobertura, decenas de alcoholemias y el mismo colapso que por la tarde. Los de central para que contaros. Una unidad clave, totalmente desbordada por las llamadas sin ningún tipo de refuerzo y con ayuda cero. Los escoltas, reducidos a la mínima expresión, tiene que escoltar, y a veces obligados, a filas infinitas de vehículos oficiales, yendo permanentemente al filo de su propia seguridad.

 

En los desfiles semanales un solo policía estuvo a cargo de seis puntos de corte, 6. Los agentes de movilidad, se ven en multitud de ocasiones forzados por los acontecimientos a ir más allá de sus funciones solo por vergüenza torera, a 7 euros la hora. Cuando todo llega al límite, hasta hay que cortar calles con grúas.

 

Los días de entre semana son la copia del fin de semana. Y detrás de  todo el operativo están los mandos. Mandos permanentemente al límite. Obligados a trabajar con el mínimo personal y medios materiales, y jugándose sistemáticamente los galones a la suerte de que no pase  nada, a 7 Euros la hora.

 

Por suerte no hay que lamentar ninguna baja. Pero la gravedad es que, pasadas las fiestas, no hubo ninguna reunión de urgencia al respecto. Y ahí está el peligro, estaremos condenados a que esto se repita. Hubo entre algunos mandos, acabadas las hogueras, la idea de realizar un informe técnico e independiente sobre la situación, pero al final solo algunas quejas a la corporación, y hubo alpargatazos. Te dejan hundido en la trinchera y luego te piden explicaciones. Luego, cuando creen que no los estás escuchando, y están de fiesta allá en los corrillos, hablan de mercenarios. Quieren las fiestas a toda costa sin valorar el riesgo.

 

El decreto de gratificaciones se firmó el día 20 de junio, 2 días después de que empezaran las fiestas. Esto sólo pasa aquí. A lo mejor este año, como en las peonadas medievales, tendrán que terminar las hogueras, poner la mano y conformarse con lo que les den. Si leen esto ya sabemos lo que pensaran.” No es para tanto”. Este año el día 24 de junio cae sábado. Todos sabemos lo que eso significa. Puede ser el año que toque. Y nos puede tocar a cualquiera.

 

A día de hoy 17 de mayo, aún no se han sentado con la parte social a negociar nada, hay muchas personas implicadas en las fiestas, personas que no se ven, pero que están ahí para que todo salga como los políticos quieren, y así poder salir en la foto diciendo lo bien que gestionan.

 

Esas personas son los colectivos que hacen que la Fiesta Grande de la ciudad sea un éxito, Policías, Bomberos, Jardineros, Personal de  Señalización, Músicos, Auxiliares Administrativos, Auxiliares de Servicios y por supuesto Técnicos. Se merecen un respeto y se merecen saber, antes de llegar el día del pregón en qué condiciones trabajarán y lo que se les va a pagar.

 

*Cristabela Zornoza de los Santos es Secretaria General del SEP-CV en el Ayuntamiento de Alicante

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
Puede dejar su comentario
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress