Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
RAFAEL CANDELA
Miércoles, 17 de mayo de 2017
TRIBUNA / RAFAEL CANDELA

Un gobierno a la contra

Guardar en Mis Noticias.

El vicesecretario General de Política y Organización del Partido Popular de Alicante, Rafael Candela, hace balance de los dos años de gobierno del llamado Pacte del Botànic.

Hace dos años que la izquierda está al frente de la Generalitat Valenciana y de la mayoría de los ayuntamientos de la Comunitat a pesar de que fue el Partido Popular quien ganó las elecciones en el Parlamento autonómico y en muchas poblaciones. Pero el ansia fue demasiado irresistible para estas fuerzas después de veinte años, que se aliaron en tripartitos, cuatripartitos o hasta en pentapartitos con tal de apartar la voluntad mayoritaria de los vecinos de las instituciones y alcanzar el poder de cualquier forma. Fue el único acuerdo que hemos visto porque, desde entonces, sufrimos unos gobiernos de ordeno y mando pensados solo para destruir los consensos democráticos que han permitido el periodo de mayor progreso y desarrollo que ha vivido esta tierra.

 

El resultado es que, dos años después, no ha habido una iniciativa en positivo ni en la Generalitat Valenciana ni en los municipios donde estos alcaldes a la desesperada se han aposentado. Han sido gobiernos a la contra del desarrollo económico, social y personal de aquellos que decían defender y a los que han sido los primeros que han abandonado: las personas. Su labor en este tiempo ha sido desmontar el tejido político y administrativo creado desde la Constitución Española y el Estatuto de Autonomía para intentar levantar otro alternativo basados en un relato histórico melancólico y, otra vez más, a contracorriente de los tiempos.

 

Aquí nos encontramos con una Ley de Mancomunidades que supondrá el finiquito administrativo de la Provincia de Alicante en entes comarcales, con ideales del Medievo. Unas subestructuras administrativas más caras para los ciudadanos y que les dotarán de peores servicios que las actuales diputaciones. Pero antes hay que ir contra la Diputación Provincial, quitando las competencias de turismo o de inversiones en municipios. Destruir, destruir, destruir.

 

Porque ahora todo está en cuestión, desde la propia existencia de la Provincia de Alicante al idioma o educación en la que deben crecer y formarse nuestros hijos, lo que pone en riesgo no solo nuestro pasado sino, lo que es más peligroso, nuestro futuro, que quieren que sea el suyo. De ahí el decreto de plurilingüismo, que premia el valenciano frente al castellano porque piensan que los que hablan este idioma son los suyos. O el cierre de aulas de educación concertada, porque entienden que  tampoco son de su cuerda. No les escuchan porque entienden que no son ciudadanos como los demás, sino casta. Siguen en este discurso.

 

No hay una ley o un decreto que no quieran tocar. Pero nunca para mejorar la vida de las personas, sino para dar satisfacción a los sentimientos nacionalistas de Compromís o a la placidez revanchista de una generación de socialistas que no olvida aún que hace 22 años la ciudadanía les dio la espalda y les quitó un poder que consideran propio por derecho.

 

En esta transformación histórica de la izquierda nos encontramos en estos momentos, una tierra de nadie hacia no se sabe dónde. Frente a ellos, el Partido Popular de la Comunitat Valenciana y de la Provincia de Alicante está a favor de la libertad y la igualdad entre personas y territorios.

 

En este tiempo, no nos hemos quedado quietos. Aceptamos democráticamente el lugar que la aritmética parlamentaria, que no la voluntad popular, nos ha dejado y comenzamos a trabajar en un proyecto en positivo, que devuelva la ilusión a una ciudadanía perdida y hastiada.

 

Apoyamos el uso de las dos lenguas cooficiales en la Comunitat Valenciana en todos los ámbitos, a la vez que la libertad de las familias para que eduquen a sus hijos según sus creencias y convicciones; respaldamos a los emprendedores, a los empresarios y a los autónomos para que creen empleo y riqueza; a los trabajadores para que tengan más salario y paguen menos impuestos. El Partido Popular cree que la juventud es nuestro mejor aval y los mayores nuestro mayor patrimonio. Las personas por encima de los territorios.

 

Con esta propuesta positiva seguiremos trabajando, a favor de la Provincia de Alicante y de sus gentes; de una Comunitat Valenciana motor económico de España y no en contra de sus intereses. Quedan dos años. Allí nos veremos y ustedes decidirán si están a favor o en contra.

 

*Rafael Candela de la Fuente es vicesecretario General de Política y Organización del Partido Popular de Alicante

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
Puede dejar su comentario
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress