Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
PASCUAL ROSSER LIMIÑANA
Jueves, 6 de abril de 2017

¿Qué leche mamé?

Guardar en Mis Noticias.

En este mundo actual donde la rivalidad está a la orden del día, el talento y el éxito están mal considerados por aquellos contagiados de uno de los siete pecados capitales: la envidia.

 

La envidia, los celos, aparecen en las personas que tienen un complejo de inferioridad. La envidia tiene efectos perniciosos en muchas personas porque les conduce a la difamación, la calumnia, la alegría perversa del mal ajeno, el odio, etc. Quien es envidioso y ejerce como tal no es leal, se pierde buena parte de los valores que hacen respetable a una persona.

 

Diversos escritores que nos han ido contando escenas de ficción, incluso de la realidad, a lo largo de los siglos, alguna vez han narrado un perfil donde la envidia es un rasgo característico de un personaje, de una manera de actuar, de una forma de hacer.

 

Camilo José Cela dijo una vez que “la envidia es, a veces, la muleta tras la que se guarecen los necios”. Duro alegato.

 

Pero ¿qué es la envidia?. “¡La envidia!. Esta, esta es la terrible plaga de nuestras sociedades; esta es la íntima gangrena del alma española. ¿No fue acaso un español, Quevedo, el que escribió aquella terrible frase de que la envidia está flaca porque muerde y no come?”. Así la definió Unamuno en “La envidia hispánica (1909).

 

D. Miguel de Unamuno es a aún más crítico cuando dice en boca de Joaquín Monegro, el protagonista de su obra “Abel Sánchez”, que “¿Por qué he sido tan envidioso, tan malo? ¿Qué hice para ser así? ¿Qué leche mamé? ¿Era un bebedizo de odio? ¿Ha sido un bebedizo de sangre? ¿Por qué nací en tierra de odios? En tierra en que el precepto parece ser: “Odia a tu prójimo como a ti mismo”. ¿Porque he vivido odiándome?”

 

Mientras escribo estas líneas me vienen a la memoria algunas personas con este perfil envidioso. Si algún día leen este escrito seguro que se sentirán identificadas y, quizá, sólo quizá, su reflejo del alma en el espejo les haga reflexionar. Por su bien. Como escribió Cervantes “donde reina la envidia no puede vivir la virtud”. Pues eso.

 

*Pascual Rosser Limiñana es escritor en su tiempo libre, autor de tres libros, el último una novela corta titulada "Azul, verde, turquesa".

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
Puede dejar su comentario
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress