Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
JOSE F. TAPIA
Lunes, 20 de febrero de 2017
ALICANTE

Reclamaciones por defecto de obra, la “resaca” de la burbuja inmobiliaria

Guardar en Mis Noticias.

Las prisas y la mala calidad de los materiales utilizados en algunas promociones inmobiliarias han desembocado en daños a medio y largo plazo que están siendo subsanados ahora

Diez años después, la resaca de la burbuja inmobiliaria aún sigue siendo perceptible en el sector de la construcción. Mucho más en la provincia de Alicante, una de las que por atractivo para el propietario y actuación de distintos agentes financieros más actividad registró en este aspecto. Aunque el mercado empieza a dar signos de recuperación tras una lenta pero constante absorción del parque de viviendas que quedó a medio hacer o en el mejor de los casos medio abandonado, las consecuencias han ido más allá de quiebras de empresas constructoras, promotoras o proveedores del sector.

 

De manera más silenciosa y menos mediática que los desahucios o la pérdida de las cantidades a cuenta entregadas sobre plano, existen también propietarios que han sufrido lo que no de manera generalizada pero sí suficientemente extendida algunos especialistas como ingenieros y arquitectos siguen constatando hoy en día. Se trata de los defectos de obra o problemas de construcción derivados de la utilización de materiales de baja calidad o el incorrecto uso o aplicación de las técnicas necesarias para garantizar el correcto terminado de una ejecución.

 

Así lo ratifica por ejemplo Julio Rodríguez, director general de Grupo BDI, empresa dedicada a la rehabilitación de edificios en Alicante. “No se puede en absoluto generalizar, porque en nuestra provincia existen todavía promotores y constructores de gran reconocimiento no sólo nacional, sino también internacional, pero sí que es cierto que muchas de las actuaciones que llevamos a cabo hoy en día están relacionadas con esa escasez de buena praxis con la que algunos consiguieron o al menos intentaron aumentar de manera poco ética sus márgenes comerciales”, explica. De hecho, en estos momentos llevan a cabo alguna actuaciones que tienen su origen en lo anteriormente comentado, aunque por cuestiones de confidencialidad rehusa dar detalles sobre ubicación y propiedad. Problemas en fachadas y daños estructurales son los daños más complejos, que suelen dar la cara años después, al contrario de remates o grietas superficiales, más fácilmente detectables.

 

Pero, ¿qué ocurre cuando un propietario se encuentra con problemas en la vivienda que proceden de una mala ejecución de las obras? En este caso, como en muchos otros, un buen asesoramiento es básico tanto desde el momento en el que se va a proceder a la firma de la escritura como cuando no queda otra que reclamar a posteriori. Así lo explica José Antonio Berna, abogado en CBV Asesores - Administración de Fincas en Alicante, despacho fundado por Ignacio Baeza y que en sus siete año de actividad ya ha tenido que lidiar con varias reclamaciones de comunidades de propietarios a este respecto. “Hay una serie de trámites que se pueden realizar para conseguir que el promotor subsane de mutuo acuerdo los problemas que se hayan detectado, aunque si esto no ocurre el propietario está amparado por la Ley de Ordenación de la Edificación e incluso sentencias como la del 8 de octubre de 2004 del Tribunal Supremo”, explica José Antonio.

 

Entre otros aspectos a tener en cuenta, destaca el hecho de que la memoria de calidades es vinculante para el promotor. Mucho más allá, incluso los folletos promocionales, documentación que se podría adjuntar en una eventual demanda. Asuntos relacionados con los forjados, vigas o cimentación tienen una vigencia de 10 años desde la construcción de la vivienda, tres las cuestiones de habilitabilidad y uno lo relativo a los acabados.

 

No existen, sin embargo, estipulaciones con respecto a las indemnizaciones por defectos de construcción en vivienda, por lo que es necesario ir caso por caso, valorando los daños y procediendo a su subsanación, bien directamente por el responsable de dichos vicios o por un tercero cuyo coste es asumido por el responsable. José Antonio Berna hace además una recomendación a quienes van a adquirir una vivienda: “Es importante no renunciar en la escritura de compra venta a la reclamación posterior por vicios ocultos del bien inmueble vendido”, explica.

 

*Imagen superior: La reparación de pilares es una de las consecuencias de una obra mal ejecutada.

*Imagen inferior: José Antonio Berna, abogado en CBV Asesores-Administración de Fincas en Alicante.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
Puede dejar su comentario
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress